Una exquicita comida

Bueno, la primera vez que probé la carne humana fue algo extraño, estaba tratando de hacer algo de comer, me acuerdo que quería comer unas papas fritas con algo de carne triturada en una maquina o como lo llaman salchichas o embutidos, en fin estaba cortando un pedazo de salchicha y no sé cómo paso que me corte un dedo, pero no fue una simple cortada, me volé un dedo fue el dedo índice, de lo único que me acuerdo fue que ese dedo se veía algo raro, el caso era que soltaba un olor algo bueno y llamativo, mierda, me dolía, pero ese olor me decía algo raro. Entonces cogí mi dedo y lo mire, lo olfatee, vi que tenía un olor agradable, y me dio por lamer su sangre, MIREDA ¡que sabor tan agradable, nunca me había sentido tan bien de probar algo así y más si es de mi mismo. Lo único que pude hacer fue morder ese miembro de mi mismo, saborearlo, chupar hasta la última gota y comer hasta el último pedazo de carne , lo deje pelado como cuando un pobre devora un pedazo de pollo y lo deja solo en huesos. El caso fue que desde ese día no pude contener esas ganas de comer carne, pero no de animal sino de humanos, me volví un ser humano que quiere sentir placer comiendo a otro humano, o por lo menos su carne.

Mis ganas de querer devorar a otra persona eran tan grandes que un día quise saber a qué sabia un niño, pero lo peor es que no sabía qué hacer para poder degustar esa carne, no tenía el valor para poder buscar a un niño que estuviera desamparado o que simplemente estaba solo, quizás soy una persona demasiado cobarde para enfrentar una situación en la que me implica degollar a un pequeño individuo y cortarlo en trozos y ponerlo en una sartén a coserse. Lo único que hice fue salir para mi casa tratar de pensar en comida decente en la que solo se come pavo, carne de Res bien cocida o una simple ensalada de verduras bien condimentada.

Pero mi mente seguía pensando en una pata de niño tierno a la parrilla bien cocido, o en una hermosa mano al carbón con bastantes aliños.

El caso es que era un maldito caníbal demasiado cobarde como para afrontar mi situación y lo único que hice fue lamerme mi maldita mano izquierda sucia, peluda, la saboree la acaricie la mordí, su sabor no era como el que me imaginaba pero seguía siendo agradable, mis ganas de comer eran tan grandes que lo único que hice fue buscar una soga bastante fuerte, atarla de mi antebrazo lo más fuerte que pude. Mis venas y mi brazo estaban demasiado blancas, tome un cuchillo demasiado grade, era una pequeña hacha de cocina, y de un golpe seco corte mi brazo izquierdo, mierda fue un dolor demasiado grande, pero era algo pequeño para el placer que le daría a mi paladar. Me estaba desangrando, lo único que hice fue coger mi mano meterla al congelador y salir al hospital más cercano. Cuando llegue el médico no entendían que pasaba o por que llegue sin un puto brazo, solo me hacían preguntas del ¿como sucedió?, ¿qué paso?, ¿qué hacia?, pero no respondía nada yo solo seguía pensando en la comida que haría con ese brazo, como la condimentaría, como la degustaría. El caso fue que me toco inventarme una historia muy rara, que ni se como se la creyeron esos policías y médicos, no entendían como mi brazo seguía sin aparecer.

Cuando por fin pude salir del hospital ya sin mi brazo, ya casi cicatrizado, llegue como un individuo amputado pero con mucha hambre.

Con mi única mano como pude me prepare mi propio brazo, lo destaje lo mas bien que pude, con el hueso hice un delicioso caldo que le di a los indigentes, el resto lo eche en un sartén lo sofreí con la misma sangre y lo devore.

Desde ese día nunca he podido probar la carne de otra persona pero si pruebo mi propia carne, cada vez que quiero seguir comiendo esos deliciosos jugos, esa esquicito sangre busco una de mis extremidades y la hecho al sartén la cocino y la disfruto, solo la disfruto.

Ahora solo me queda mi brazo para cocinar y mi paladar, es solo eso hasta que me muera de comerme.

Anuncios

2 pensamientos en “Una exquicita comida

  1. Te vas a morir de comerte … jajaja ya compraste una protesis para tu brazo? la quiroempeñar para comprar perico

  2. ey muerto de comerte jajaja,, bien.
    estas como gore vos no?, pta la vos no se te reconoze por tel, admeas, no deberias estar trabajando?
    esta bien, aunqeu encuentro cierta redundancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s